Bhagavan Sri Ramana Maharshi

El Sabio de Arunachala

Bhagavan Sri Ramana nació en el sur de la India, en l879, en una aldea llamada Tiruchuzhi, y recibió el nombre de Venkataraman. A los catorce anos se preparaba para entrar en la Universidad de Madras, mas sentía que esos estudios no tenían ninguna utilidad para él, pues la sabiduría del mundo material no podría volverlo conciente de la verdad del Ser.

Algún tiempo después, tuvo una experiencia extraordinaria, donde sintió que se integraba en el universo, y se preguntó: - ¿Quien soy yo? Mi conciencia no es tocada - Entonces comprendió que era independiente del cuerpo físico, de la mente y de los sentidos. Sentía apenas el pulsar cósmico, y concluyó: - Soy conciencia - Después de eso, Ramana abandonó su lar con destino a Tiruvannamalai, instalándose en cavernas y templos. Con la llegada de muchos discípulos, se mudó para un Ashram construído al pie de Arunachala, donde recibía personas de todas partes del mundo para aprender con él.

Sri Ramana dejó de ser apenas un admirable Maestro de la India. Saltó de los cuadros que adornan los altares de los templos para dentro de nuestra existencia. Ordenó a Sri Maha Krishna Swami que desarrollase en Occidente, la Gran Unión entre los hombres, para que sea conocida y accesible para todos la Verdad del Ser. Fue por su voluntad que Sri Maha Krishna Swami se instaló en el Brasil, la tierra indicada por el Sat Gurú como el local donde serían preservadas las sagradas enseñanzas de todos los grandes Maestros, donde serían vivificadas y convertidas en accesibles a todos.

La sabiduría de Bhagavan es incuestionable, no está limitada a las palabras, ella toca la esencia de cada uno: es la fuerza del silencio, la Upadesa Sharanam, que irradia de Sri Ramana para todos. Al codificar el camino de la autoconcientización, Sri Ramana creó un camino para todos los que buscan el autoconocimiento. Hasta entonces, el acceso a la sabiduría de los Maestros era exclusivo de los reclusos del silencio. Sri Ramana mostró un camino posible de ser seguido libremente, conforme con las condiciones de la vida moderna.